Category Archives: Blog

FILTROS

Filtros                                               carrocerias alfra filtros
Deberías controlarlos al menos una vez al año. En los vehículos se montan de varios tipos:
• FILTROS DE ACEITE:
El desgaste normal del motor implica la aparición de partículas metálicas que se desprenden de los componentes y van a parar al lubricante. El filtro de aceite tiene como misión retener dichas partículas que perjudicar el rendimiento del motor o incluso dañarlo gravemente. Dado que los períodos de reposición de los aceites se han dilatado mucho en los vehículos nuevos y a pesar de que la calidad de los filtros ha mejorado de forma notable, resulta imprescindible reponer este elemento cada vez que se cambia el lubricante.
• FILTROS DE AIRE:
Un filtro en buenas condiciones garantiza que el aire que llega al motor no contiene partículas abrasivas. De esa manera, la combustión se realiza en las mejores condiciones y el consumo de combustible se mantiene en los niveles recogidos en el catálogo del vehículo, al igual que ocurre con las emisiones contaminantes. Es importante que el filtro se revise siempre en las operaciones de mantenimiento del vehículo. El final de su vida depende mucho de los lugares por los que se circula. De ahí que, en caso de andar por caminos polvorientos habitualmente, sea necesario proceder con mucha más frecuencia a su reposición que si se conduce por ambientes mucho más limpios.
• FILTROS DE COMBUSTIBLE:
Su funcionamiento difiere si se trata de vehículos de gasolina: eliminar las impurezas del combustible antes de que lleguen al motor, mientras que en los vehículos que funcionan con gasóleo sirven para eliminar el agua y evitar la corrosión de los elementos metálicos del motor. En ambos casos, su tarea es primordial para garantizar la salud del motor. Deben revisarse siempre que el vehículo entre al taller para su mantenimiento.
• FILTROS DE HABITÁCULO:
Si el resto de los filtros que se montan en un vehículo tienen como fin garantizar la salud del motor del coche, el de habitáculo se ocupa de la de salud de sus ocupantes. ¿Cómo lo hace? “Atrapando” las partículas de polvo y los granos de polen que están en suspensión en el ambiente. Evitan, por tanto, que entren al vehículo y aminora su negativa incidencia especialmente en los alérgicos, además de proporcionar una sensación de limpieza y bienestar en el interior del habitáculo. Importante sobre todo cuando se viaja con algún alérgico.

Consejo ofrecido por el taller de Chapa y Pintura Carrocerias Alfra

IMPORTANTE RECORDAR

Recuerde que atraves de su Compañía de Seguros, usted puede elegir libremente el taller donde realizar la reparación de su vehículo (Art.18 Ley 50/1980)

 

Consejo ofrecido por el taller de chapa y pintura Carrocerias Alfra en Moraleja de Enmedio

LUBRICANTES

Lubricantes
Los lubricantes minimizan el desgaste de las piezas del motor, canalizan las partículas metálicas surgidas de ese desgaste hacia el filtro, ayudar a la refrigeración y evitar diminutas fugas en el circuito por sus propiedades sellantes.
El período de vida útil de los lubricantes se ha elevado mucho en los coches modernos. Hace 20 años, la media de cambio estaba en torno a los 5.000-8.000 kilómetros, pero hoy los fabricantes de vehículos hablan de reposiciones más distanciadas, por encima de los 30.000 kilómetros para sus nuevos modelos… aunque dilatar más de 15.000 kilómetros el cambio de lubricantes hace que el motor sufra en exceso.
Por ello es aconsejable comprobar el nivel del depósito de aceite cada 1.500 kilómetros, y elegir el tipo de lubricante recomendado por el fabricante del vehículo.

Consejo ofrecido por Taller de Chapa y Pintura en Moraleja de Enmedio. Carrocerias Alfra

Consejos para Otoño del Taller Chapa y pintura Alfra:

Revisar las luces
Ahora que empiezan a disminuir las horas de sol, se trata de un aspecto clave en tu vehículo. Así que lo primero que debes hacer es revisar faros, luces traseras, luces de estacionamiento, luces de freno y los intermitentes. Resultará muy útil pedir ayuda a algún conocido para que te indiquen si están bien.luces-auto taller chapa-pintura Alfra
Los expertos aconsejan revisar las luces cada cinco años, ya que con el tiempo las bombillas pierden intensidad. Recuerda que, además de peligroso, llevar algún faro delantero fundido supone una multa de 200 euros (sin pérdida de puntos). Para que no te ocurra esto, utiliza las luces cuando sea necesario… y acuérdate de apagarlas cuando salgas de un túnel. Además, iluminarán mejor si al lavar el coche limpias el faro por fuera, utilizando un paño y limpiacristales.
Luna trasera
Comprueba que la luna térmica trasera funciona correctamente. Seguramente lleves meses sin usarla y quizá te lleves una sorpresa cuando la necesites de verdad. Si no funciona es posible que sólo sea cuestión de cambiar un sencillo fusible.
Neumáticos
Es una de las máximas a la hora de poner el coche a punto en otoño,. Su dibujo debe tener, por seguridad y por Ley, al menos 1,6 mm de profundidad. Si es menor se recomienda cambiarlos por unos nuevos. Aún así, si tienen más de cuatro años también se aconseja sustituirlos, ya que la goma se endurece y llega a perder hasta un 60% de su eficacia.
Para intentar que duren lo máximo posible, lo que debes hacer es realizar una conducción suave. Además, es importante evitar los bordillos al aparcar y, sobre todo, llevarlos con la presión adecuada (tienes que revisarlos cada mes y antes de emprender cualquier viaje largo).
En el caso de que pinches una rueda, te recordamos que debes llevar la rueda de repuesto a la presión necesaria y herramientas para su colocación. Aparte de esto, tienes que llevar en el coche un chaleco reflectante debidamente homologado y dos triángulos homologados de señalización de peligro.
Escobillas
El propósito de las escobillas es limpiar completamente el parabrisas. Visualmente, comprueba que su goma no está cuarteada y que barren correctamente el parabrisas. ¿Cómo nos damos cuenta de que fallan? Cuando dejen rastros de suciedad o suenen más de lo normal (su vida útil máxima es de dos años).
Para alargar su uso basta con limpiarlas una vez al mes con un algodón empapado en alcohol y un trapo suave. Lo que no se puede hacer es usarlas para quitar el hielo del parabrisas. Debéis saber que durante el verano, y debido a las altas temperaturas, han podido quedar en mal estado.
Cambiar el aceite
A la hora de realizar un cambio de aceite del coche debe hacerse con el coche en frío y aparcado en llano, y después extraer la varilla que hay en el vano motor. El nivel del aceite debe estar siempre entre las marcas MÁX. y MÍN. No obstante, la mayoría de coches tienen un testigo en el cuadro de instrumentos que avisa si el nivel baja demasiado.
Por otro lado, si el motor es gasolina y ves que el aceite está muy negro sustitúyelo. En los diésel es más habitual que se oscurezca. Para intentar alargar más la vida del aceite de tu coche, debes evitar los trayectos cortos y la conducción deportiva.
Inspeccionar debajo del capó
Mirando bajo el capó te permitirá identificar los signos evidentes de desgaste o piezas que se necesitan reemplazar o arreglar, como fugas, grietas y abrazaderas. También inspecciona (no está de más) la parte inferior de las correas de transmisión y reemplázalas si es necesario. Por último, si oyes algún tipo de ruido en el motor, lo mejor será que llames a un mecánico y te lo revise.
Batería
Todos sabemos que a veces resulta complicado arrancar el coche en épocas de frío. Lo ideal es contar con una batería completamente cargada.
¿Cómo saber cuándo cambiar la batería? Si tiene más de cinco años debes cambiarla: es su vida media y si tiene más de esa edad puede dejarte tirado cuando menos te lo esperes. Para no malgastarla y alargar su vida útil, no debes conectar la radio, las luces o la calefacción con el motor sin arrancar, ya que así se consume mucho más.

El líquido refrigerante se encarga de mantener el motor a una temperatura constante (entre 90º y 92º) para su correcto funcionamiento. De su buen estado dependerá que con bajas temperaturas sea posible circular con el vehículo. También es el encargado de suministrar agua caliente para la calefacción.
Para sustituirlo o reponerlo, lo que debes hacer es abrir el depósito (siempre con el motor frío) y comprobar que no existen restos de óxido y que el color del líquido es normal (verde, rosa o amarillo). Los expertos recomiendan cambiarlo cada dos años.

Consejo ofrecido por el taller de chapa y pintura Carrocerias Alfra en Moraleja de Enmedio

CONSEJOS PARA EL MOTOR DEL VEHICULO

alfra motor

Al arrancar dejad el coche al menos un minuto al ralentí: El turbo necesita una lubricación, debemos esperar a que coja un poco de temperatura, que el aceite bañe sus componentes. Esto es especialmente importante si el coche está frío. Si emprendemos la marcha sin esperar, el sistema no se lubricará y se provocarán daños por rozamiento en zonas como el eje de la turbina. A largo plazo la pieza terminará por romper y tocará poner un turbo nuevo.
2) Arrancar sin pisar el acelerador: es un hábito que podría extenderse a cualquier tipo de motor, realmente. En el caso de los diésel se debe evitar especialmente pues sometemos a algunas partes del motor a esfuerzos más altos de la cuenta y estaremos minando su durabilidad a largo plazo. De por sí cuenta con piezas más pesadas y la relación de compresión es mayor. El turbo sufre mucho, pues tiene que trabajar muy fuerte sin haberse lubricado en absoluto. Lo mismo se puede decir de las demás partes del propulsor. Para arrancar, siempre con el embrague pisado – ahorramos trabajo al motor de arranque – y sin acelerar.
3) No dar acelerones ni exigir al motor en frío: la lógica está explicada en el primer punto. Si nada más arrancar nos ponemos a cambiar a 4.000 rpm y a someter a mucha carga el motor – pisar el acelerador muy a fondo – dañaremos partes del propulsor que no se han podido lubricar del todo, entre ellas el turbocompresor. En frío siempre es recomendable no subir de 2.000 rpm y pisar con tacto el acelerador. Si vamos a efectuar una conducción “ágil”, no sólo debemos esperar a que el agua esté en su zona óptima, el aceite debe calentarse también, para lo que debemos rodar al menos 15 minutos más.
4) Emplead siempre aceite y filtros de la máxima calidad: si el aceite es la sangre de nuestro motor, el turbo y el fluido que mantiene el buen funcionamiento de toda la mecánica, no queremos emplear aceite de mala calidad o que lleve mucho tiempo en nuestro garaje, por muy intacto que esté el precinto. Generalmente los aceites de mejor calidad suelen ser los sintéticos, que suelen tener además una mayor durabilidad en número de kilómetros. En cuanto a los filtros, son los que impiden que las impurezas y residuos del aceite entren en nuestra ajustada mecánica, así que sobra decir que deben ser de alta calidad.
Comprobar el nivel de aceite en intervalos regulares también es recomendable, nuestro motor puede consumir aceite y si nos quedamos sin líquido lubricante podrían sufrirse daños irreversible en el motor. Si vemos que estamos bajo habrá que reponer, es recomendable llevar una lata en el coche. Este cuidado es común para todos los motores, no únicamente los turbo.
5) Mantenimiento a rajatabla, incluso adelantado: no quiero parecer un maniático, pero los intervalos de mantenimiento de los fabricantes son una media elaborada en base a estudios a los que no podemos acceder. Se supone que es óptima, pero siempre es recomendable adelantar un poco los intervalos de revisión. La idea es mantener el aceite siempre en buen estado, pues se va degradando con el uso. Si nos pasamos más de 5.000 km nuestro motor corre peligro, así de sencillo.
Algunos motores emplean aceite long-life que no hay que cambiar en 30.000 o incluso 50.000 km en algunos casos, pero yo no esperaría tanto. Los aceites sintéticos tienen una mayor durabilidad, pero no resisten demasiado bien el paso del tiempo. Con los minerales ocurre exactamente lo contrario. En todo caso, es recomendable que si no hemos llegado al kilometraje de revisión en un año, cambiemos aún así el aceite y filtros. Puede que resulte algo caro, pero más cara puede ser una avería interna, no se puede jugar con el aceite y su vida útil.
6) No abusar de las recuperaciones a bajas vueltas ni pasarnos de vueltas: de nuevo, es un cuidado común a todos los motores, pero afecta de manera especial a los motores turbo. Si exigimos mucho al motor desde un régimen muy bajo – por ejemplo 1.200 rpm – sufrirán las piezas, sometidas a mucha carga. A la larga las cámaras de combustión y los cilindros sufren. En los turbodiésel podemos llegar a saturar la válvula EGR, siendo necesario un caro recambio. Los turbos tampoco están en su zona cómoda, no pueden alcanzar la presión de soplado que les hace funcionar de manera correcta.
Tampoco tiene sentido estirar los motores turbo más allá del régimen de potencia máxima o el momento en que empieza a disminuir el empuje. Las piezas se someten a mucho desgaste y no obtenemos una ventaja en prestaciones. Tampoco se aprovecha el potencial del turbo. Las reducciones salvajes tampoco sientan bien a los motores turbo, en especial a los turbodiésel, por tener piezas más pesadas.
7) Dejar reposar el turbo antes de apagar el motor: si hemos estado conduciendo un buen rato y ha sido rápido o en ciudad – con el constante parar/arrancar – es necesario dejar reposar el turbo antes de quitar el contacto. Con un par de minutos en todo caso es suficiente. Si lo apagamos de golpe el aceite que queda en su interior se carboniza al detenerse la lubricación y estar la turbina a una temperatura muy alta. Todo un golpe de calor. Los turbo gasolina son especialmente susceptibles ya que las temperaturas de funcionamiento que alcanzan los turbos son bastante superiores a las de los diésel.
Si no respetamos esta medida el turbo acabará cascando. Esto puede suponer una pequeña inconveniencia de tiempo, pero no es necesario esperar en todos los casos. Por ejemplo, si hemos entrado en el garaje y estamos un minuto maniobrando, en el que no se sube apenas de vueltas el motor, podemos apagarlo directamente. Si estamos callejeando de manera suave o hemos hecho una conducción relajada, con medio minuto de reposo debería ser suficiente.
Si respetamos todos estos consejos tendremos un motor fiable y en forma por muchos años y kilómetros, y además no tendremos que gastarnos un dineral en el taller. Si conocéis a alguien que tenga un coche turbo y no respete estos consejos, difundid el conocimiento y evitad que sufra averías y dolores de cabeza. Vuestro coche no tendrá entonces impedimentos para alcanzar muchos kilómetros, siempre ofreciendo el mejor rendimiento.

Consejo ofrecido por el taller de Chapa y Pintura Carrocerias Alfra

Sistema de escape y catalizadores

Carrocerias alfra escapeLos sistemas de escape tienen como una doble misión en el cuidado del medio ambiente: deben reducir las emisiones contaminantes y el ruido de los gases al salir del motor. No se puede evitar su deterioro, debido a su dura tarea, sobre todo cuando se circula mucho por ciudades o sobre firmes irregulares. Notarás fugas o corrosiones por una falta de potencia del motor y por el incremento de consumo de lubricante.
Asimismo, y según indican los principales fabricantes, circular con catalizadores o tubos de escape defectuosos puede aumentar el peligro de incendio del vehículo y provocar asfixias e intoxicaciones en lugares cerrados.
Los catalizadores dejan de cubrir su función protectora del medio ambiente a los 80.000 km por eso no está de más revisarlos a partir de los 60.000 kilómetros. Para evitar dañarlo se aconseja evitar subirse a los bordillos y calentar el vehículo manteniendo durante un par de minutos el coche al ralentí antes de iniciar la marcha.

Consejo ofrecido por el taller de Chapa y Pintura Carrocerias Alfra de Moraleja de Enmedio

FRENOS

Con los frenos en mal estado necesitaremos más metros para parar el coche ante cualquier emergencia. El desgaste de los componentes del sistema de frenos depende mucho de las características de la conducción y también del medio habitual por el que ruede el vehículo (atascos en las ciudades, recorridos en montaña, con abundantes curvas, etc.). Por eso, es muy importante que este sistema sea revisado por un especialista al menos una vez al año. No es fácil detectarlo, puesto que los componentes del freno se van deteriorando poco a poco y, salvo que sea muy marcada la diferencia (se va para un lado, tardar en “reaccionar”, ruidos, chirridos, etc.) en cuyo caso el paso por el taller debe ser inmediato.

ALFRA frenos

Consejo del Taller de Chapa y Pintura Carrocerias Alfra de Moraleja de Enmedio

Escobillas Limpiaparabrisas

Escobillas limpiaparabrisasTalleres Alfra Escobillas

En caso de lluvia, las escobillas limpiaparabrisas representan un papel fundamental. Si no barren bien y no evacuan correctamente el agua, (o granizo o nieve), impiden que llegue bien una información preciosa a nuestros ojos. Unos segundos pueden resultar vitales.

Si las escobillas dejan zonas por barrer, originan extraños empañados, hacen ruido o saltos, ha llegado el momento de su reposición.  Se aconsejan como adecuado su cambio después del verano. No hay nada peor para sus componentes que las prolongadas jornadas de sol y las altas temperaturas.

Consejo ofrecido por el taller de chapa y pintura Carrocerias Alfra de Moraleja de Enmedio

AMORTIGUADORES

ALFRA AMORTIGUADOR
-Los amortiguadores proporcionan confort en la conducción y representan una garantía de seguridad ya que ayudan a controlar el vehículo a altas velocidades y en situaciones de riesgo. De hecho, se le considera uno de los tres componentes esenciales del llamado “triángulo de la seguridad”, junto a los neumáticos y los frenos.
-El correcto funcionamiento de un amortiguador depende de diversos factores, como el estado de la carretera, la carga del vehículo, el kilometraje y efectos de desgaste como el frío, el calor y la humedad. La acción de estos factores hace que el efecto del amortiguador se reduzca paulatinamente, hasta que deja de funcionar correctamente. Al no ser un desgaste muy perceptible para el conductor, se aconseja realizar revisiones periódicas cada 20.000 kilómetros.

Consejo ofrecido por taller de chapa y pintura Carrocerias Alfra de Moraleja de Enmedio.

CONSEJOS PRACTICOS PARA SU VEHÍCULO

Viaje ligero

Cuanto más un vehículo lleva más combustible que utiliza, un extra de 50 kg de peso puede aumentar su factura de combustible en un 2%. Servicio a su vehículo regularmente mantener el vehículo bien afinado se minimice su impacto ambiental.

 

Minimizar el desperdicio de combustible a ralentí

Minimizar desperdicio de combustible en ralentí al detener el motor cuando el coche se detiene o sostenida en alto por un período prolongado de tiempo. Al tener el motor apagado, incluso por un corto período, se ahorrará más combustible que se pierde de la explosión de combustible involucrado en arrancar el motor. El desgaste y deterioro netas se incrementaron a partir de esta práctica es insignificante.

 

Cuide los neumáticos de su vehículo

Inflar los neumáticos de su vehículo a la mayor presión recomendada por el fabricante y asegúrese de que las ruedas estén correctamente alineadas. El cuidado de los neumáticos no sólo reducirá el consumo de combustible sino que también prolonga la vida útil de los neumáticos y mejorar el manejo

Conduzca suavemente
Evite las aceleraciones innecesarias – Conduzca a una buena distancia del coche de delante para que pueda anticipar, y viajar con el flujo de tráfico. Esto evita la aceleración necesaria y frecuente repetición de frenado que termina perdiendo combustible. También es mucho más seguro.

Use el aire acondicionado con moderación
de aire acondicionado puede utilizar un 10% extra de combustible cuando se opera.

Sin embargo, a velocidades de más de 80 km h, el uso de aire acondicionado es mejor para el consumo de combustible de una ventana abierta.

Consejo ofrecido por Taller de Chapa y Pintura Carrocerias Alfra de Moraleja de Enmedio.